26-09-2017
 
 
SUMARIO

UNA CASA PARA LOS ALBAÑILES

A la facultad durante la semana, a la obra, el fin de semana. Para construir la casa de los pobres.

La casa de Mirta, en el barrio de San Pablo (Malvinas Argentinas), en el conurbano de Buenos Aires, la capital argentina, amenazaba con caerse sobre su familia. A pesar de su corta edad, algunos estudiantes de clase media decidieron ayudarla viniendo cada sábado a construir su nueva vivienda.

Así es que Matáas, Fernando y Nico, tres jóvenes pertenecientes a la Comunidad Misioneros de Cristo Resucitado, lanzaron el Plan-Techos, una asociación a través de la cual estos jóvenes universitarios trabajan con personas de barrios carenciados.

A los 25 años, Matías termina la carrera de administración de empresas en la Universidad de Buenos Aires (UBA). Se acaba de casar. « Participar de un proyecto como este es espectacular », dice parar expresar su alegría de ver que en tres años, él y sus amigos ya han construido 22 casas. Fernando, tiene sólo 20 años. Está de novio y estudia economía en la UBA. También está Nicolas, alias Nico, el hermano de Matías, que vive en San Pablo con un amigo, Alejandro, en una casa de ladrillos que ellos fabricaron con sus propias manos, del mismo tipo que las casas construidas por Plan-Techos. Nico se alegra de poder vivir así, con y como la gente de este barrio carenciado.

A este jóven equipo se le suma Francisco, que les aporta sus conocimientos de albañil. A los 45 años, desocupado, este hombre le encontró un sentido a su vida. Acompaña a los grupos de constructores que él forma y aconseja. « El trabajo es duro, confiesa, pero cuando uno termina una casa, la satisfacción es enorme. »

Otros tres jóvenes se le sumaron al equipo : Gonzalo, Santiago e Ignacio, 21 años promedio ; ellos se ocupan del boletí;n informativo, de la fábrica de bloques y de la organización de los grupos de trabajo. Ignacio resume su experiencia así : « Mis estudios de ingeniero agrónomo me dejan poco tiempo libre, pero cada segundo que tengo se lo dedico a este trabajo. »

Cuando llevaron adelante la primera obra, los jóvenes se dieron cuenta de que debían organizarse mejor para ayudar a los habitantes de este barrio desfavorizado donde un gran número de familias viven en casas de madera y techos de chapa, a menudo húmedas.

Así es que nació la idea de reagrupar cuatro familias, cada una con un jefe de familia desocupado dispuesto a trabajar en la obra de las cuatro casas. A este grupo, se le agrega una mujer sola o una viuda con hijos a cargo y que no puede, por así decir, intervenir en la obra. Las familias que Plan-Techos ayuda son llevadas a ayudar a otros más pobres.

Así es que llegó Elizabeth, una madre discapacitada que vive con sus dos hijas Natalia y Brenda. Integrada en el segundo grupo que Plan-Techos puso en marcha en 2003, se mudó a su casa este año. Ella pudo contar con el apoyo de tres familias : Miguel Angel, un albañil desocupado, y su esposa Marcela, quienes tienen seis hijos y viven en una sóla pieza de material reciclado, con el techo agujereado que se les puede caer; Domingo, 24 años y su esposa Bety, que viven con sus dos hijos, Nicolás y Lucas en la casa del padre de Bety. Mingo es tapisero y albañil. « Nosotros estamos realmente muy contentos de poder cumplir el sueño de tener nuestra casa », dice él. En fin, Gustavo y Soledad que tuvieron una hija, Lourdes, y desde entonces buscan un lugar donde vivir los tres. El también es albañil – no alcanza con saber hacer la mezcla para hacer una casa, hay que poderla pagar ! Plan-Techos da un impulso a estas familias para vivir mejor en un lugar decente.

El grupo de jóvenes quiere « hacer con » pero no « en el lugar de ». La asociación decidió, como se usa, atribuir un precio fijo por cada intervención en un nuevo proyecto : 1 200 pesos (550 $/ 330 €). Esta suma corresponde a la construcción de una habitación de 4x3 m de ladrillo o bloque, con un techo de chapa, o a la reparación de una casa ya existente agregando el sanitario, por ejemplo.

La lista de pedidos es tan larga que hubo que definir criterios para elegir a los participantes : la cantidad de hijos a cargo, los riesgos incurridos por la familia, etc. Así es que una familia con un hijo gravemente enfermo de cáncer fue favorisada porque el niño necesitaba un ambiente lo menos húmedo posible.

Tecnicamente, Plan-Techos también a evolucionado. Los jóvenes muestran orgullosos la bloquera, la fábrica de bloques de cemento que lanzaron. Jóvenes animadores y beneficiarios trabajan juntos todos los sábados.

Alejandro inventó un sistema de teja plástica reciclando tubos PVC que sirven para envolver los bordes de caucho de los parabrisas.

Confrontados a la determinación de estos jóvenes que dan todo de sí mismos para que los más pobres accedan a una habitación digna, varias enpresas de construcción empezaron a donar materiales. Benefactores se han comprometido a donar una suma mensual. En la Argentina, a esta economía tan frágil, el testimonio de estos jóvenes le demuestra que lo humano es capaz de hacer progresar el entorno, con los más pobres, cuando así se lo propone. ©EQm

Para información : plantechos@yahoo.com.ar

Traducción : Patricia Hierro Dori

P.P. ©EQm
Elizabeth y sus dos hijas
frente a su nueva casa
de material.
P.P. ©EQm
 
Accueil Copyright S'abonner Nous contacter